Nuevo paso a paso Mapa challas

127 La pobreza de un espacio sobrevino por razones obvias y El Labrador hizo eco de ello. Melipilla merece, con creces, un emplazamiento notorio hermoso y aceptablemente dispuesto donde hubieran salas de exposiciones, de conferencia, de cinema mayor y, por supuesto una gran sala de espectáculos para varios cientos de personas a la momento. Esto no es utópico sino una verdad que con esfuerzo e inteligencia podemos ganar 278, publicaba en un editorial titulado Un teatro para Melipilla, en medio de la incomodidad de una itinerancia de actividades artísticas en lugares no adecuados para ellas. El llamado del publicación no tuvo ninguna recibo por parte de autoridades o empresarios. Lo que sí reconocía la ciudad es que necesitaba un espacio para la Civilización, como le llamaban a la demanda por un sitio donde acoger distintos talleres de disciplinas artísticas, exhibición de exposiciones y conciertos. Intentando aunar esfuerzos y dotar de una orgánica institucional al quehacer cultural, el municipio creó un Centro Cultural Municipal a fines de Alojado en el municipio, pasó en pocos meses a acatar de la Corporación Municipal de Melipilla para la Educación y la Vigor, acusado de tener una gestión discreta cuando funcionaba como parte de la Municipalidad 279. Este centro cultural, dirigido por Roberto Mesa 280 y que funcionaba sin presupuesto, pasó a sufrir el nombre de José índoleán Zumelzu, padre de un conocido comerciante de origen árabe, que facilitó para su funcionamiento La Casona de calle Vargas N 449, una antigua vivienda de grandes dimensiones. 278 El Labrador, 8 de febrero de El Labrador, 29 de marzo de De acuerdo a la narración de Mesa, llegó a ese cargo por proposición de la Gobernación Provincial de aquel entonces.

Cualquier modificación que se haga en la instalación eléctrica debe ser ejecutada por un electricista acreditado. En todo caso, después de la intervención de terceros, la empresa que realizó la instalación eléctrica del edificio no se responsabiliza de las eventuales fallas que pueda tener el doctrina La empresa constructora se reserva el derecho a efectuar los cobros correspondientes a los gastos efectuados por reparaciones cuya causa se debe a no cumplimiento de estas precauciones y recomendaciones. Señor propietario, su departamento tiene una instalación eléctrica cuya potencia máxima de suministro le permite sustentar iluminación y algunos artefactos eléctricos funcionando de manera simultánea. Si usted recarga el circuito se producirá una caída del disyuntor debido al sistema de seguridad que impide que los cables se recalienten por exceso de consumo. Al producirse esta situación se debe alborotar el disyuntor para restablecer el suministro. Adicionalmente, el sistema eléctrico posee un interruptor diferencial que puede detectar cualquier pérdida accidental de energía lo que previene a las personas de recibir un choque eléctrico. Este sistema de seguridad está conectado al circuito de los enchufes.

Cuando no había música, habían buenas películas. Las dos principales productoras fílmicas en el mundo por esos primaveras eran Pathé y Gaumont, ambas francesas, y habían rematado insuflar a la industria de nuevas temáticas, escenografíGanador y posesiones que hacían aún más sorprendente el séptimo arte. Aún innovaron con cintas policiales y de suspenso, que presentaban gran atractivo para la concurrencia que sabía de antemano la trama, porque los periódicos se ocupaban de adelantarla. No fue último siquiera el hecho que el Teatro Melipilla se convirtiera en el lado para enterarse de las actualidades del mundo, especialmente del estallido de la Primera Conflagración Mundial. Sin Radiodifusión, sin tv, y con una tasa de analfabetismo que rondaba el 60% 97, el cinema entregaba imágenes de los sucesos mundiales, aunque los textos con fondo negro sólo podían ser entendidos por aquellos que sabían percibir y conocían el conflicto que involucraba al Imperio Austrohúngaro, al Imperio Alemán, a Francia, al Reino Unido y a Estados Unidos, entre otros. Allí de aquella conflagración, Melipilla sufría como todo Pimiento por la crisis económica derivada del shock que significó la invención del salitre sintético por los alemanes, pero gozaba hasta las lágrimas con lo más cercano que tuvo a una ópera. Fue la exhibición de las películas Lucía de Lamermoor y Tosca, de producción brasileña y dirigida por el gachupin Francisco Serrador, que en sus exhibiciones tuvo a los cantantes Ludovico Muzzio y Dionisio Bolívar interpretando a los personajes crea- 96 La Estado, 24 de noviembre de Según el Censo de Cabe destacar que en zonas rurales el analfabetismo Bancal aún más agudo

34 dos por el compositor italiano Giacomo Puccini. El éxtasis fue total. Esas veladas fueron sublimes para quienes añoraban las atavíos del municipal santiaguino en la ciudad. He aquí los dos acontecimientos líricos culminantes del año que acaba de terminar y del que comienza, en medio de las convulsiones horribles de una conflagración sangrienta y horrorosa, sin precedentes en la historia de la humanidad 98, fue el comentario para dicha programación del Teatro Melipilla. Sin duda fue lo más cerca que se estuvo de lo que anhelaba la inscripción sociedad melipillana. Probablemente no fue lo que más gustó a las clases medias y populares que acudían a las funciones atraídos por una prensa que promocionaba cada película como la más conspicuo cinta jamás hecha, y todavía de la mano de novedosas estrategias: la entrega de los afiches de las películas. Para la función de Tu vida por el Rey, cinta italiana protagonizada por Alberto Capozzi y Lida Roberty, la promoción del teatro ofrecía la rifa de 20 litografíFigura de los populares actores franceses Gabrielle Robinne y René Alexandre para el intermedio. No quedó ninguna sin dueño. El séptimo arte francés reinaba en las salas de Pimiento y de tanto hacerlo convertía a los personajes en las estrellas del firmamento cinéfilo. Pero no por mucho más tiempo. Esto porque las productoras galas en medio de la conflicto no fueron capaces de brindar suficiente material, ni siquiera para sus mercados internos. Llenas de presiones, en medio de una Capital de conflicto, con un mercado en ascuas y un vecino transatlántico creciendo como la espuma, los europeos perderían la hegemonía del mercado universal a manos del nuevo gi- 98 La Patria, 7 de febrero de gante de la pantalla conspicuo: Estados Unidos de América. Con cada tiempo menos cintas disponibles en el mercado, el Teatro Melipilla hizo un esfuerzo y por fin cumplió otro añejo anhelo de la comunidad: la presencia de la zarzuela.

Al terminar las palabras, vino el turno del alcalde Ramón Valdivieso. En su discurso agradeció al presidente Arturo Alessandri por restituir el mismo 11 de octubre el título de Almohada del área de Melipilla a la ciudad de los cuatro diablos. Del teatro se refirió como hito de una reacción oportuna para iniciar una era de resurgimiento y progreso, habida cuenta que en el 191 aniversario la ciudad Bancal para su principal autoridad un pueblo donde su progreso, sus industrias, sus actividades en Caudillo, no están a la altura de otras ciudades más jóvenes, modelos de belleza, Civilización y sociabilidad 146. Y como no era de apartar en Melipilla, hubo también esa Incertidumbre palabras referidas al Día de la Raza, proclamadas por el mediador de letras Circunscrito, Manuel Victoriano. Tras su intervención, la faro se fue, los aplausos se acallaron y el telón se abrió para dar paso a la segunda parte de La Pasión de Francois, una de las cuatro obras que la compañía de comedias, sainetes y variedades que Enrique Barrenechea, su director, presentó en la plaza. Fue la primera habitación teatral en las tablas del recién inaugurado teatro. Próximo con La Pasión de Francois, el Serrano alojó en pocos días la comedia Mocosita, de Armando Moock; Malditas sean las mujeres, de López Meneses; y La Prueba, de Víctor Domingo Silva, funciones que la compañía de comedias dirigida por el actor Orlando Castillo llevaba a decorado, con números musicales previos que contemplaban a Los Huasos del Romeral, las Hermanas Cobo y el violinista Nibaldo Soto. 145 El Labrador, 13 de octubre de El Labrador, 13 de octubre de

cit. Zegers, p. 51. Igualmente puede revisarse el sitio Web del Teatro ICTUS, apto en: (revisado en: diciembre de 2011). de izquierda, tenía un poder de palabra, un bla bla que convencía y lograba traer obras que creo que la Familia no entendía. Me acuerdo que en Pedro, Juan y Diego, en un momento echaban de la pega a uno de los personajes y salía una señAhora de antes del decorado que era su consorte. Cloruro sódicoía ella de un punto medio oscuro, porque Cuadro como el panorama Doméstico que se había ido a la chucha, casi llorando y dice: chapulines, chapulines. La Parentela se cagaba de la risa, pero Cuadro terrible, porque ella salía con su Caprichoso en brazos a vender chapulines para poder engullir. Cosas Ganadorí la Parentela no las entendía, aunque ni nadie se iba a reír del gobierno, si estaba lleno de sapos. Mallea y sus buenas intenciones todavía verían la cara del fracaso, porque lo que debía ser un gran suceso para noviembre de 1977 terminó en un sonado traspié. Con semanas de adelanto se anunció la conducta del Ballet del Teatro Colón. El teatro más prestigioso de América Latina se encontraba en una expedición mundial y en su paso por Pimiento incluiría al Teatro Municipal de Viña del Mar, al Municipal de Santiago y al Palace de Melipilla. En ese personal venía la primera bayadera Corrida Segni, acompañada de Katy Gallo, Liliana Ivanoff, Liliana Martínez, Rodolfo Lastra, Gustavo Mollajoli y Leandro Regueiro. Lamentablemente para los productores, los números no cuadraron. Mallea, como principal promotor de la actividad y siendo director del Colegio Alonso de Ercilla, informó de un voluminoso débito que alcanzó los pesos, adecuado a la escasa concurrencia. Fue una primera campanada de alerta que no dañó sus intentos por promover actividades culturales. Pero Mallea no obstante no estaría tan solo. Su trabajo Bancal observado por la municipalidad melipillana que formó una Comisión Cultural, dirigida por Héctor

Los rociadores pueden tener entre 1 y varias funciones. Estos tipos de salida del agua pueden ser muy diversos: tipo spray, tipo copia, tipo cascada, etc…

Los artefactos son de la serie Modus marca Bticino color blanco con módulos blancos, El inconsciente general y los automáticos por circuitos se ubican en el tablero domiciliario que se encuentra en el entrada a su unidad. Cada circuito fue cableado con cables del tipo y color que la norma recomienda para cada escalón. En caso de producirse cortocircuitos o cortes de luz, gustar inmediatamente a la Delegación, luego a CHILECTRA y si este organismo da cuenta de la causa Interiormente del edificio se procede a atraer a personal calificado para revisar y reparar Criterios de Mantención. Periódicamente se deben efectuar revisiones y mantenciones a las instalaciones eléctricas, las que deben ser ejecutadas por un Técnico Autorizado competente para dictaminar las reparaciones a efectuar. Se deben incluir los siguientes aspectos: Estado de enchufes e interruptores. Estado de cables y artefactos. Estado de automáticos y cable tierra. Funcionamiento de la instalación.

Te invitamos a que te registres para descubrir todo lo que tenemos preparado en nuestra web para tí. Podrás enterarte de todos los descuentos, ser el primero en conocer los nuevos productos y podrás realizar tus pedidos de forma muy rápida y cómoda. Te estamos esperando.

Al respecto: Oxman, I., Rowlands, J. & Berezin, A. (eds.), La Gran Clan. Una tournée por el circo chileno, Santiago de Pimiento, Editorial Cuarto Propio, 2010, pp En consecuencia, no resulta extraño que para 1897 se creara la Sociedad Ignacio Serrano cuyos fines plasmados en sus estatutos eran la mutua protección, la ilustración, i todo lo que tienda al correctamente estar moral i material de sus miembros 62. Al menos para 1898 pero se contaba con cañeríCampeón que traían agua del río para tres calles y con el gran anhelo y respaldo de progreso: el tren. La presentación del tren fue un hito sin precedentes para la comuna. Significó una modificación urbana con el ensanchamiento de sus calles y mayores garantíTriunfador para un comercio que luego no debía traer su mercadería a mula desde Santiago, sino que podía cargar hasta 100 kilos en las máquinas a vapor. Santiago quedaba a una hora y 45 minutos, y la tiempo se convertía en un centro social y financiero. Vencedorí, cero de raro fue que con la novedad férrea se generara una mayor conectividad en todo orden de cosas, permitiendo que giras artísticas contemplaran arribar a Melipilla. El mundo firme se abrió para el poblado con la aparición del tren en las postrimeríGanador de un siglo XIX que se iba con actividad sísmica permanente, circunscripción fértil para la aparición de charlatanes como el astrónomo Tomas Michaels, quien había predicho que una parte de Sudamérica se hundiría, profecíCampeón que en el valle del Maipo serían parte de las creencias permanentes. Con este nivel de crecimiento, Melipilla llegó al siglo XX saludando tímidamente y encorvada por las preocupaciones habituales: las luminarias funcionaban pero siempre tenían problemas; las acequias se secaban y plagaban de putrefacción el meteorismo; la escasez de carne; la viruela que ponía contra las cuerdas a los 62 La Constitución, 15 de agosto de

139 1980 y 1990, ni acogía una cartelera no cinematográfica que pudiera entregar espectáculos complementarios de forma periódica, y sólo albergó esporádicamente las ya mencionadas fiestas de atavío escolares o beneficios, hasta su definitivo pestillo. Apto a este proceso, ocurrió un declive de las tradicionales salas de séptimo arte en Pimiento. Si en la término de 1930 se produjo una merma de los salones que presentaban obras en vivo, correcto a la aparición de los cinematógrafos que iban en progreso, por la plazo de 1970 el negocio del cinema comenzó a decaer, no quedando más de cincuenta salas a fines del decenio. A este problema el Estado le hizo frente mediante el arriendo de salas de séptimo arte en todo el país a través de Chile Films, cuestión que duró hasta la privatización de la empresa estatal en el año En los noventas, las salas tradicionales de cinematógrafo sufrieron un nuevo revés con el desembarco de las cadenas internacionales Cinemark, Hoyts y Showcase, las que llegaron a ocupar el 70% del mercado nacional 297. En este contexto, Melipilla no fue la excepción, todavía se vio afectada por la crisis de final del setenta, y no obstante para los noventa no era novedad que el VHS y los video clubes fueran en promoción, existiendo más de cinco en la ciudad. Desde luego también la cercanía con Santiago y el entrada que los melipillanos podían tener a salas de cinema de las cadenas internacionales hizo que el Palace cayera casi en un completo desuso. Una tiempo mencionadas y descritas todas las variables anteriores, cerca de una aclaración. A todos estos factores, que emergen a la fuego del estudio de casos de todos los teatros melipillanos del 297 Al respecto revísese el sitio Web Memoria Chilena.

13, 2006, p El Mercurio, 21 de noviembre de El Labrador, 21 de junio de importante de espectadores, vieron en el teatro la sede para sus grandes veladas. La aparición de la radio fue asimismo un creador clave en el auge del pugilato, al ser fuente de narraciones épicas y de transmisiones en directo de sus combates. Pegados al receptor del Centro Social Católico melipillano estuvieron los fanáticos de Luis el escultor de mentones Vicentini en su combate contra Rocky Kansas, a quien el 14 de julio de 1924 derrotó en 11 rounds, en el Queensboro Stadium de Long Island, Nueva York. Vicentini y Estanislao el Tani Loayza fueron las figuras principales del box en Chile, mientras los créditos locales eran Antonio Franchini y Manuel Pailamilla, quienes se daban cita habitualmente en combates que se sucedían en promedio una ocasión al mes, con pugilatos preliminares y un atractivo peculiar: el Match Royal. En él, cuatro niños eran vendados y echados al ring para que repartieran golpes donde cayeran. Con el box el Colón no sumó puntos para ser un palacio, a pesar de que seguía con vida y alojó memorables jornadas. La entrevista de Luis Vicentini, en enero de 1925, fue un hito para la Civilización popular al ser la primera gran figura del deporte Doméstico que arribó a Melipilla. Una exhibición en el recinto de calle Valdés atrajo a una multitud de muchachos humildes, a la tiempo que su presencia en el Colón era aprovechada por las autoridades para exhibir películas educativas en Vigor, tendientes a frenar las muertes por tifus 124. Para 1925 era evidente que allí no se crearía el tránsito de una barraca a un palace. Este Cuadro el paso que en Estados 124 La higiene era una tarea imperiosa para las sociedades de la época, Vencedorí como la protección Caudillo de enfermedades. Ají sufrió entre 1918 y 1920 la muerte de personas producto de la influenza

Uso de cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para ayudarnos a mejorar nuestro sitio web y así prestar mejor servicio, de este modo podemos mejorar la navegación por el mismo. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

155 Desde el terremoto de 1985, este fue el único registro visible del Teatro Serrano en Plaza de Armas, singular de los carteles click aqui que daban la bienvenida en el foyer del edificio y que tras su desuso alojó a un almacén de golosinas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *